Origen, historia y naturaleza en Tarragona

publicado en: Sin categoría | 0

Tarragona es una de las ciudades más turísticas de España por su enclave privilegiado y su maravilloso entorno natural. Su historia se remonta a la época romana, habiendo resquicios varios de este tiempo en sus construcciones.

Fue establecida primeramente como un campamento militar, pero los romanos no tardaron en enamorarse de esta tierra y, poco a poco, la convirtieron en un poblado que nunca más ha dejado de ser habitada. Como muchas otras ciudades, ha tenido sus más y su menos, teniendo un mayor o menor número de población, pero siempre con gente que vivía en ella.

Además de la época romana, Tarragona tuvo otra época de esplendor: la Edad Media. Ambas etapas estuvieron marcadas por arquitectura inigualable, por lo que Tarragona se ha convertido en un reclamo turístico para miles de personas cada año.

¿Qué queda de estas dos partes de la historia en la ciudad? Pues, por ejemplo:

  • Anfiteatro. Se encuentra cerca del mar, una ubicación privilegiada. En él se llevaban a cabo las peleas de gladiadores y su construcción pionera contiene un montacargas bajo la arena que se usaba para subir bestias y gladiadores.
  • Circo romano. Un lugar con capacidad para 25 000 personas en el que se hacían juegos de circo y obras de teatro.
  • Foro Provincial Romano. En este espacio de unas 18 hectáreas, se encontraban todos los edificios administrativos, religiosos y militares de la ciudad.
  • Acueducto de Ferreres. Se trata de una maravillosa obra arquitectónica con la que los romanos conseguían agua. Hoy, se encuentra en buen estado de conservación y cuenta con un área de picnic en la que comer y reponer fuerzas.

Estos son solo algunos de los atractivos de la ciudad que quedan de la época romana, pero aún hay muchos más como la torre de Espiciones, la cantera de Mèdol, el Arco de Bará o la muralla, entre otros.

Y de la Edad Media, aún hay muchos elementos muy bien conservados en la ciudad como la catedral, el Pla de la Seu o las bóvedas de San Hermenegildo.

Además de todos estos encantos históricos, Tarragona cuenta con bellos parajes naturales que la hacen inigualable. Por ejemplo:

  • Montañas. Entre ellas destacan algunas como la Sierra del Montseny, emblema de la ciudad. No obstante, cualquiera de ellas cuenta con senderos que disfrutar solo o en familia y disfrutar del aire puro que solo podrás encontrar en zonas como estas.
  • Mar. Otro de los maravillosos atractivos de la ciudad es su zona costera de cientos de kilómetros en los que encontramos playas y calas inigualables.
  • Piscinas naturales. Dada su amplia naturaleza, en muchos de nuestros paseos por la naturaleza nos toparemos con piscinas naturales en las que darse un chapuzón y relajarse.

¿Te imaginabas que Tarragona tuviera tantos atractivos? Pues no dejes pasar la oportunidad de venir a descubrirlos alojándote en una de nuestras estancias rurales. Con una ubicación privilegiada y en un entorno único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *